revistalogout

Festival Paredes de Coura- Miércoles y Jueves

v i c t o r  d.

Durante una semana del mes de agosto el pequeño pueblo de Paredes de Coura, situado CAMPINGen el norte de Portugal a solo veinte kilómetros de la frontera con España, se convierte en un lugar de referencia para los amantes de la música. El Paredes de Coura se desmarca del resto de festivales de verano con un cartel seleccionado con muy buen criterio, unos precios asequibles y una localización en un entorno natural insuperable. Y es que es imposible hablar del festival sin hablar de su ubicación. El escenario principal se encuentra en un anfiteatro natural, por lo que puedes ver el escenario desde cualquier punto y el camping está al lado de la Playa Fluvial de rio Taboão en la que siempre puedes echarte una siestecita a la sombra o pegarte un baño en sus frías aguas. Razones como estas son las que han llevado al festival a llegar a su vigésimo primera edición este año.

MIÉRCOLES 14

La jornada del miércoles solo contó con uno de los dos escenarios abiertos. Ante un numeroso público se presentaron Alabama Shakes para interpretar los temas de su único disco ‘Boys & Girls’, una mezcla de rock, soul y blues sureño que hace año y medio les llevó de ser uno de los grupos revelaciones del año. Y merecidamente, porque como demostraron en un Palco Vodafone FM que se les quedó pequeño, parecen tener la solidez y la presencia de una banda veterana. La poderosa voz soul de Brittany Howard llenaba el escenario, acompañada por unas guitarras que comandaron toda la actuación. Cabe destacar la interpretación de la enorme ‘Hold On’, que soltaron a primeras de cambio y ese baladón que es ‘You Ain’t Alone’.

Con un escenario ya caliente y con la incertidumbre de saber cómo iba a funcionar su propuesta de blues-rock del desierto se presentó el nigerino Bombino, que venía a presentar su disco ‘Nomad’ producido por Dan Auerbach de The Black Keys acompañado por una formación clásica de rock, con guitarra, bajo y batería. El concierto fue un derroche de energía desde el primer minuto y estuvo dominado por fuertes riffs de guitarra que no se me fueron de la cabeza hasta el día siguiente. La banda parecía estar muy cómoda y disfrutando de la actuación y contagió su entusiasmo a un público totalmente entregado. Sin duda uno de los conciertos que mas disfruté del festival.

La noche la cerró el dj set de Headbirds, alias del barcelonés Daniel Guijarro con una sesión entre el techno y el deep house algo monótona y repetitiva, que hizo que me fuera a dormir antes de lo que tenía previsto.

JUEVES 15

Con muy poca luz en el escenario y los pelos tapándoles la cara se presentaron los integrantes de la banda londinense Toy en el Palco Vodafone FM mientras empezaba a caer la noche, y es que el entorno hace mucho, ya que su concierto fue más enérgico que el del mes pasado en el Low Cost, en el que ante un escaso público y un escenario más grande, sus melodías parecían desvanecerse por Benidorm. En Portugal, en un escenario más recogido y ante bastante más público derrocharon decibelios y psicodelia mientras desgranaban las canciones de su debut homónimo. Canciones como ‘Dead & Gone’ y ‘The Reasons Why ‘sonaron enormes y el interminable cierre con una ‘Kopter’ que iba creciendo en intensidad fue la guinda.

Tras finalizar el concierto de los insustanciales The Vaccines, llegó la hora de que Hot Chip ocuparan el escenario principal. Los ingleses siguen empeñados en crear un ambiente de celebración popular y en querer hacer bailar al público a base de soltar una batería de hits de electropop, porque hits tienen todos los que quieras. Sonaron ‘Boy From School’, ‘One Life Stand’, la descomunal ‘Flutes’, ‘Over and Over’, ‘Ready for the Floor’… así hasta diez canciones que pusieron patas arriba al público del festival. Y es que la banda de Alexis Taylor tiene las tablas suficientes para hacerlo y convertir festivales como este en su hábitat natural.

Y por fin llegó el momento de The Knife con su ‘Shaking the Habitual Show’. Los suecos llevan dejando descolocado al público desde que empezaron su gira en el mes de abril porque sus conciertos no son un directo al uso. Ellos no engañan a nadie, ya que desde que estrenaron su disco ‘Shaking the Habitual’, aprovechan sus escasas apariciones en público en entrevistas para decir que no pretenden presentarlo en forma de concierto normal y que en sus espectáculos se juega con la idea preconcebida de directo, con la identidad y con la incomodidad. La verdad es que si logras evadirte de pensar en quien está tocando tal o cual instrumento y de quien es quien sobre el escenario, puedes llegar a disfrutar mucho del espectáculo, como en mi caso.

El concierto fue precedido por un calentamiento por parte de un tal Tarek, una mezcla imposible de Eva Nasarre y Devendra Banhart hasta arriba de ácido. El personaje se encargó durante veinte minutos de ir de un lado al otro del escenario diciéndole al público como debía de calentar para estar preparado para el espectáculo, y el público encantado. Una vez se retiró, bajaron las luces y empezó el show. Salieron los músicos al escenarios ataviados con túnicas fluorescentes y purpirina en la cara e interpretaron ‘A Cherry on Top’ y ‘Raging Lung’ de una manera aparentemente convencional, pero fue a partir de ‘Bird’ cuando subió notablemente el volumen, se ocultaron los instrumentos y los bailarines se pusieron a bailar. Durante los vanguardistas bailes se iban sucediendo las canciones de su último disco aunque también sonaron ‘One Hit’ y ‘Got 2 Let U’, en la que apareció cara de Karin Dreijer pintada como un hombre cantando. Sobre el escenario acerté a ver a Karin interpretando un par de canciones. En el final del espectáculo con ‘Shilent Shout’ bailo hasta el más escéptico.

Después del cierre del escenario principal, le tocaba a John Talabot seguir haciendo bailar a los festivaleros, y lo consiguió con creces. El directo del catalán ha ido mejorando durante estos dos últimos años desde que se dio a conocer mundialmente con su aclamado disco ‘ƒIN’. Junto con Pional, Oriol Riverola  despachó ritmos disco, deep house y pop de una manera exquisita. Canciones como ‘So Will Be Now…’, ‘I’ll Be Watching You’ y la final ‘Sunshine’ mezclada con su versión de ‘Cheaters’ de ‘Teengirl Fantasy’ sonaron redondas, lástima de los parones entre los temas que cortan un poco el rollo a esas horas de la noche.

El final de fiesta estuvo en muy buenas manos con The 2 Bears,  ya que los dos animales se marcaron una sesión house y disco de lo mas bailonga. Raf Rundell se encargó de calentar aun más al público cogiendo el micrófono en varios momentos del set  mientras Joe Goddard lo hacía a los platos durante las dos horas que estuvieron sobre el escenario.

Anuncios
Esta entrada fue publicada el 22 agosto, 2013 a las 7:47 am. Se guardó como //Música y etiquetado como , , , , , , , , , , , , . Añadir a marcadores el enlace permanente. Sigue todos los comentarios aquí gracias a la fuente RSS para esta entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: